Hola, mi nombre es Heidi Tatiana Suarez creadora de Almaria. ¿cómo nace esta idea? como todo aquello que hacemos con amor. Almaria surge del deseo de compartir algo diferente, exclusivo y bello como una flor preservada.

Alguna vez leí que cuando la tierra sonríe lo hace con las flores, por ello cuando conocí que podían preservarsen, sin que perdieran su frescura y naturalidad, descubrí una forma de ayudar a compartir todos aquellos sentimientos que florecen en el alma.

Una flor es poesía, amor, esperanza, homenaje, compañía, belleza, consuelo, fragancia, perdón y vida. Cuando pensamos en alguien a quien amamos o apreciamos, nada mejor que obsequiarle una flor preservada. y lo hacemos para que ese símbolo permanezca, para que al observarlo como una creación única e irrepetible, evoquemos ese sentimiento que lo hizo llegar a nuestras manos.

Almaria, ofrece algo elegante y sofisticado, un detalle al alcance de quienes quieren sorprender y ofrecer algo fuera de lo común. no es un objeto mas, ni un regalo improvisado, es el fruto de un paciente y delicado trabajo que queremos compartir.

Al escuchar las opiniones de quienes han llevado una parte de Almaria a distintos destinos, recogemos voces de gratitud, de amores correspondidos, de amistades fortalecidas y de esperanzas renacidas. Porque cuando alguien recibe una flor preservada en su mano, esta se convierte en el mundo por un instante.

Almaria


ALMARIA BOUTIQUE

"El atractivo de una flor esta en sus contradicciones: tan delicada en su forma pero fuerte en fragancia, tan pequeña en tamaño pero grande en belleza, tan corta en la vida pero con un efecto muy largo."
Terri Guillemets.